3 hábitos para amargarte la existencia

With 0 comments

3 hàbits per amargar-te l’existència
image-1751

El primer principio o hábito para amargarnos la existencia se basa en pensar que “Todo me pasa a mí, todo el mundo está en mi contra, y todos actúan con el único propósito de molestarme”.

O lo que vendría siendo lo mismo, el hábito de hacer “una montaña de un grano de arena”. Un principio muy extendido y difícil de cambiar puesto que nace de nuestras propias inseguridades, debilidades, y resulta una buena forma de obviarlas. Cualquier cosa que salga de nuestros esquemas nos molesta, y sentimos la necesidad de tener razón y defender-la a cualquier precio. Si no lo hiciéramos así, qué otra cosa podríamos hacer?

Por ello, nuestra solució d’arrel a este hábito sería tomar consciencia que somos mucho más que un hecho concreto, que algo que nos sucede, y que cada uno tiene su mapa, su punto de vista, y es des de este conjunto de creencias, valores y principios que emitimos nuestros juicios y interpretaciones sobre los demás o lo que nos sucede a nosotros mismos.

Como decía Miguel Ruíz en su libro Los 4 acuerdos, “uno de los mayores errores que podemos cometer en nuestra vida es basarnos sólo en las opiniones de los demás para averiguar quiénes somos realmente”.

El segundo hábito para amargarnos la existencia es “convertir-nos en víctimas…” de cualquier cosa! Desde esta perspectiva, la persona lo único que pretende es echar valores fuera, no hacernos responsables de nada, donde todo lo que sucede es culpa del otro…para así poder quedarnos tranquilos dentro de nuestra “zona de confort”.

El problema es que desde este punto de vista, nos volvemos seres pasivos, no actuamos. Nos comportamos como un animal con miedo a la espera de ser atacados. Y esa actitud, solo nos puede producir dolor y infelicidad.

Por ello nuestra “Solució d’arrel” a este hábito sería aprender a responsabilizarnos delante de las situaciones de la vida, saber qué es importante para nosotros, cuáles son nuestros valores, y actuar en consecuencia, aprendiendo a discernir entre nuestra forma de SER, y las emociones o comportamientos de un momento puntual (y que puede ser negativas).

Y el tercer hábito para amargarnos la existencia sería “Hacerlo todo por propio interés y respondería a frases como: “Ya verás cómo te lo van a pagar” / “Eres demasiado bueno, acabaras llevándote una decepción”, olvidando a menudo que el problema no es que no haya suficiente para todos, si no que los recursos disponibles están mal repartidos.

Y la “solució d’arrel” que os proponemos es compartir, aplicar el principio de “ganar-ganar” (yo gano si tu ganas). Y es que en la actual era de internet, ¿qué sentido tiene guardarlo todo para nosotros?. A caso no hay personas que se ganan la vida compartiendo sus conocimientos y experiencias (conferenciantes, formadores…). O aplicaciones gratuitas como Wattsup o Youtube, que ya forman parte de nuestra vida…y por las que no debemos pagar?

En definitiva, y como decía el Dr. Mario Alonso Puig: “La hormona de la felicidad es la oxitocina. La segregamos cuando estamos contentos, hacemos el bien, gozamos de paz interior […] cuando ejercitamos el intelecto, leyendo, escuchando música, o haciendo acciones positivas”.

Podéis escuchar la entrevista haciendo clic aqui.